Cuidados

LIMPIEZA Y ASEO

 

Resulta sorprendente como puede llegar a cambiar el aspecto de un caballo gracias a la limpieza.

La limpieza no sólo contribuye a realzar el aspecto del caballo, sino que le ayuda a mantenerse sano. A los parásitos de la piel como los piojos les encantan los ambientes sucios, llenos de desechos orgánicos como la grasa, los restos de la piel muerta y el sudor seco con los que algunos de ellos se alimentan. Un lugar tranquila facilita la puesta de los huevos y su reproducción.

Manteniendo a nuestro caballo limpio demostraremos que lo respetamos a él y al mundo del caballo en general. Los caballos y los jinetes sucios y desaliñados tienen mala reputación.

No es muy agradable montar un caballo mugriento y grasiento (el jinete acaba por ensuciarse, igual que el equipo y la ropa).

Parece lógico pensar que no merece la pena limpiar a los caballos que viven en el campo por la sencilla razón que en cuanto lo devolvamos a su prado se revolcaran, especialmente si hay barro, y todo nuestro trabajo se habrá perdido, pero esto solo es cierto en parte. Cuando montamos queremos tener un aire respetable y, si limpiamos a nuestro caballo con regularidad podremos evitar que se forme la consabida capa de grasa, caspa y suciedad que los caballos que viven en el campo suelen tener, sobre todo en la época de sequia, cuando no llueve lo suficiente para eliminar parte de la misma.

Además, la limpieza diaria total o parcial nos permitirá detectar heridas o problemas cutáneos que, en caso de pasar desapercibidos, podrían empeorar y ser más difíciles de solucionar. Por lo tanto, hay muchas razones por las que mantener limpio a nuestro caballo, tanto si esta estabulado como si vive en el campo.

LIMPIEZA COMPLETA

1.) Limpiacascos:  limpiaremos el fondo de las lagunas laterales (los dos surcos en forma de “V”) y la suela. Quitaremos cualquier piedrecida que tenga clavada en el casco y comprobaremos que no tiene ninguna herida y que la herradura esta en buen estado.

2.) Rasqueta de caucho:  quitaremos el barro de las partes carnosas del caballo pasandola de forma circular.

3.) Cepillo duro:  Limpiaremos el pelo frotando con energia.

4.) Bruza:  Frotaremos el pelo a contrapelo para extraer el polvo.

5.) Peine:  Le desenredaremos la crin y la cola.

6.) Esponjas:  Con una esponaja humeda limpiaremos los ojos y los ollares y con otra el ano y la vulva o vaina. (IMPORTANTE! No utilizar la misma esponaja.)

7.) Paño:  Pasaremos el paño a favor del pelo para dar brillo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s